Los teléfonos “Ultra” de Samsung pretenden ser la cúspide absoluta de la tecnología móvil (no plegable) de la compañía. El precio es más bajo que antes, a partir de 1.199,99 dólares, pero el teléfono en sí es un ejemplo perfecto de lo que ocurre cuando Samsung va a por todas.

También es un ejemplo perfecto de cómo Samsung a menudo fracasa en su primer intento de algo, pero sigue adelante de todos modos, logrando finalmente la visión original que no pudo la primera vez. El Galaxy S20 Ultra original del año pasado prometía mucho más de lo que sus partes podían lograr. El Note 20 Ultra corrigió los peores errores, pero no mejoró la calidad de imagen. Hasta ahora, la línea “ultra” no ha sido especialmente ultra.

Este año, cuesta encontrar fallos importantes en el hardware del Galaxy S21. El S21 Ultra es un teléfono enorme y caro, por lo que no será del agrado de muchos, pero es el mejor teléfono Android ahora mismo. Sin duda la tercera va la vencida.

Internamente, la línea S21 es el primer conjunto de teléfonos para el mercado de masas con el nuevo procesador Snapdragon 888 de Qualcomm. Samsung dice que está utilizando las características adicionales de este chip para mejorar el procesamiento de imágenes y añadir la tasa de renovación variable (que va desde 10Hz hasta 120Hz) a plena resolución. También es compatible con Wi-Fi 6E y los dos formatos de 5G. 

Si estás mirando este teléfono, querrás pasar de los 128 GB de almacenamiento por defecto. La opción de 256 GB solo cuesta 50 dólares más, mientras que la de 512 GB (que también tiene 16 GB de RAM en lugar de 12) cuesta 180 dólares más.

Con el Galaxy S21 Ultra, hay menos advertencias que antes. La batería dura más de un día completo. Tiene un nuevo y bonito diseño. Tiene las velocidades más rápidas, el mejor sistema de cámaras y la pantalla más bonita de cualquier teléfono Android ahora mismo.

Close
Download by Request